*

Tu Clipping diario de Noticias de Marketing Político en un solo lugar

Estrategia K: quieren ganar con el bolsillo del votante más que con obras públicas

Históricamente, en elecciones, hablar de marketing político era hablar de obra pública. Ahora las cosas son distintas. El dinero estatal tiene otro destino. Además, el Gobierno al dar buenas noticias, no tiene intenciones de "compartir cartel" ni con gobernadores ni intendentes. Nuevo estilo.
Contrariando algo que ya es tradición en años electorales, la obra pública no está registrando un crecimiento espectacular, sino que ocupa un lejano segundo plano.

Esto no significa que el gasto público esté estancado. Por el contrario, el cierre del primer semestre muestra que crece a una tasa del 33% y que erosiona sistemáticamente las cuentas fiscales.

Pero el renglón destinado específicamente a la obra pública varía a un ritmo del 15 por ciento.

Es decir, muestra una disminución en términos reales, porque crece por debajo de la inflación.

Si el gasto público sube, pero el dinero no va a las obras ¿cuáles son los rubros que captan los ingresos públicos?

Según detalla un informe de la Fundación Mediterránea, el primer puesto en el ranking lo ocupa el rubro "transferencias al sector privado".

¿Qué es esto? Es el dinero destinado a subsidiar a empresas de transporte y energía, así como también el dirigido a los planes de asistencia social.

Este ítem registró un alza del 41% respecto del primer semestre de 2010, seguido de las remuneraciones a empleados estatales y pago de jubilaciones.

Ayer, hubo otra confirmación de esta tendencia, con el anuncio que realizó la presidenta Cristina Fernández de Kirchner, sobre un ajuste del 16,8% en los haberes jubilatorios.

Esta cifra cobra mayor relevancia si se tiene presente que, en lo que va del año, el aumento acumulado llega, nada más y nada menos, que a un 37%, para un total de 6,8 millones de beneficiarios.

Obviamente que esto, sumado al "efecto paritarias + aguinaldo", que comenzó a hacerse notar el mes pasado, determinará un repunte en la actividad comercial.

Claro está que éste es, justamente, el efecto buscado por el Gobierno, en su objetivo de llegar a las urnas mostrando que el crecimiento de la economía no acusa señales de fatiga.

¿Cómo interpretar esta sorprendente actitud del Ejecutivo de reducir el gasto en obras públicas, en plena campaña electoral?

Los analistas consultados por este medio no dudan en afirmar que responde a un cambio en la estrategia kirchnerista, que apunta a sacar el máximo rédito político poniendo directamente el dinero en el bolsillo de los votantes.

Así, se esperan nuevas mejoras en los planes de asistencia social, como la Asignación Universal por Hijo, el subsidio que alcanza a cuatro millones de menores de edad que son hijos de desocupados.

Otra de las particularidades de esta estrategia K, que debe ser leída en código electoral, es la de "eliminar intermediarios".

Sobre este punto, Rosendo Fraga, director del centro Nueva Mayoría, recomienda analizar con lupa el ejemplo reciente del plan de emergencia establecido para los damnificados por la ceniza volcánica, en las provincias patagónicas.

"La Presidenta no envió fondos a gobernadores e intendentes, sino que optó por anunciar la duplicación del monto de la Asignación Universal por Hijo en las regiones afectadas. Este es un ejemplo del modelo de acción que se usará de acá a octubre", comenta el politólogo.

Desde la consultora Economía & Regiones también resaltan este aspecto. Y destacan que las autoridades provinciales vienen llevando las de perder en este nuevo sistema K de reparto de fondos públicos.

Desde esa firma señalan que los planes de subsidios al sector privado lideran el alza en el crecimiento del gasto estatal.

Y que ese repunte ha sido compensado con una reducción en las transferencias a provincias y, en menor medida, por una menor ejecución de obras.

Fuente: 



---------------------------------------

La Opinión de PnM:

La compresión sobre el marketing político que se desprende de la nota, no es la compartida por el Blog. Para nosotros, el Marketing Político refiere, en todo caso, a una instancia de comunicación que implica la creación de una imagen, de un estilo, a partir del lazo comunicacional y no necesariamente de un correlato real.

Es de esperar, que un informe proveniente de un "Think Tank" neo-liberal  como Mediterránea, ligada a las Políticas económicas de la década del 90`proponga la reducción de la intervención en la economía por parte del Estado como paso necesario al crecimiento económico,  y que mientras tanto interprete a la obra pública como una mera herramienta de cooptacion de votos - y no de gestión- pero lo ideal, en el debate sería no mezclar los tantos.

Llegado el caso, llegado de que por Marketing Político se pueda entender todo acto público, la categoría en si misma y en su afán abarcativo no sólo perdería significatividad, sino que se transformaría en una categoría de fácil tergiversación

 
Diseño FacilCom