*

Tu Clipping diario de Noticias de Marketing Político en un solo lugar

Branding, el componente olvidado en las Elecciones Argentinas Presidenciales 2015

Las campañas electorales en Argentina, en lo que va de 2015, han demostrado tener una importante carga de Marketing Político. Coherentes con las modalidades de comunicación del siglo XXI, dicen no responder a ideológicas y hacen una apelación directa a lo emocional. Sin embargo, todas las estrategias parecen dirimirse en este plano, y la identidad propiamente política del candidato se diluye. ¿Puede una campaña fáctica generar un golpe de efecto en los votantes?

En Argentina la mayoría de las encuestas presentan a Mauricio Macri (Cambiemos), Daniel Scioli (FPV); Sergio Massa (Frente Renovador) como principales candidatos. Si bien hay muchos otros que pueden dar “El batacazzo” los tres principales adversarios tienen un componente común: la apelación continua y directa a lo emocional, la omisión –en piezas de campaña- de las propuestas concretas y como corolario: la permanente creación y permanencia de “Componentes Vacios”. Los tres candidatos presentan Spots de campaña muy cuidados en términos estéticos, sin embargo aquí mencionamos el olvido del Branding.

  Mauricio Macri


Daniel Scioli


Sergio Massa


¿A qué se debe mencionar el olvido del Branding?

Uno de los principios básicos del branding es el de “marcar”, generar una identidad que por defecto deberá estar diferenciada del resto de los candidatos. Sin embargo, en el afán por llegar desde el enfoque sentimental al destinatario, se pierde la identidad política que los distingue. Es en este sentido, que los tres principales candidatos pasan a tener un punto demasiado grande en ´común: la apelación constante a lo sentimental.

Carl Schmitt hablaba del adversario político como un aspecto inherente a lo político; más que una opción de campaña, un componente necesario para que un elemento adquiera sustancia ideológica. La figura del adversario, no se encarna necesariamente en un candidato, sino en la oposición a una posición. Una postura, implica, inevitablemente, la negación de otra. Encierra en sí misma esa negación, que la hace al mismo tiempo “ser”, “existir”. Cuando no se utiliza esta figura, o cuando se la utiliza bajo lupas efímeras ¿Qué es lo que queda como componente político?

Quizás, en este sentido, y dejando para otro artículo los motivos, el que más se diferencia en este aspecto es Sergio Massa, quien en sus presentaciones brinda ideas concretas y “tangibles” sobre su posible accionar llegado al Gobierno. Este tipo de estrategia, más bien característica de los últimos 30 años, ha desaparecido de la escena principal, es un descuido peligroso que en el afán de profundizar el caudal de votos, puede fácilmente generar volatilidad en el mismo, ya que los principales argumentos se basan en no tangibles.

 
Diseño FacilCom