*

Tu Clipping diario de Noticias de Marketing Político en un solo lugar

Los peores errores de una estrategia de campaña política.

Hoy en día muchos aspectos de lo político se han profesionaizado.
Aquellos que cuentan con recursos suficientes no vacilan en contratar, dependiendo de los recursos que se hayan podido conseguir a estudio gráfico, un agente de prensa, o un publicista.

En el caso de las elecciones nacionales de países latinoamericanos, la mayoría cuando no todos cuentan con especialistas para el asesoramiento. A nivel provincial, podríamos decir que también se cuenta con una importante capacidad profesional. Pero a nivel municipal o local, la situación es otra.

A nivel municipal ya no sólo se trata de pensar estrategias que contemplen las necesidades propias a cada necesidad local, se trata también de pensar una estrategia funcional a los usos y costumbres de su población. Tal es así, que los distintos soportes, es decir, los distintos formatos que pueda asumir un mensaje deben pensarse en función a ello.

En este sentido es que podemos ver que en localidades alejadas de los grandes centros urbanos, es muy probable que los pocos medios de difusión masiva local, como radios locales y afiches, funcionen bastante bien como instaladores de un candidato. El problema del que me gustaría hablarles hoy, es el que afrontan localidades más cercanas a grandes centros urbanos, donde no hay segundas oportunidades.

CONTENIDO 3 En este tipo de localidades o distritos, los medios masivos generales (ya sean de la provincia, o bien los medios nacionales) controlan la información. Los contenidos son tan globales, que no hay espacio para lo local, los espacios están más bien abocados a noticias y espacios nacionales o provinciales. Los candidatos locales ven limitada su posición a muy pocos soportes, que los podríamos resumir en:
1) Afiches callejeros, pintadas, etc.
2) Estrategias BTL como caminatas, "timbreadas" o cualquier tipo de contacto directo con el publico.
3) Medios gráficos, ya sean digitales o analógicos de baja audiencia (portales de noticias locales, o diarios zonales)
4) Y, por supuesto, medios 2.0

Los dos primeros pueden agruparse bajo clásicos, con algunas betas de actualidad, ya que el condicionamiento del mensaje se soporta básicamente en la actualidad en la imagen y no en el contenido.
El tercero, puede tener variantes muy interesantes, sobre todo para espacios que puedan identificarse con ideas progresistas (entiéndase por ideas progresistas, ideas sobre una modificación del status quo).

La última y más nueva, ha resultado en la mayoría de los casos: peligrosa para el sector local. Un amigo me recuerda, que el crecimiento de este tipo de comunicación crece a medida que crecen los ansioliticos. Acertado o no, me parece oportuno citar la ocurrente relación para marcar el principal error que se cristaliza de a peor manera en este tipo de soportes: el abuso.

Escuchar una chiste por primera vez es gracioso. La segunda, si está bien contado también podría llegar a serlo. La tercera, causa indiferencia, la cuarta causa rechazo. Lo mismo sucede con la reiteración de un mismo mensaje en un soporte electrónico.

Uno de los candidatos a intendente por el partido de San Isidro, partido de la provincia de Buenos Aires Argentina, envió un promedio de 3 mails por semana durante el último mes de campaña. Antes, lo había hecho en un promedio de dos por semana. Seis meses atrás no enviaba mails. Estoy seguro que no tomaba ansioliticos. No conforme con su error, utilizó un mail de envío del Municipio, que actualmente está bajo gobierno de uno de sus adversarios (?).

Ahora bien, usted dirá: los medios 2.0 se refieren más bien a medios como Twitter o Facebook. Si. Se refieren efectivamente a ello, pero antes había que pasar por los errores del 1.0
En efecto, si ese tipo de errores se cometen en algo que se conoce hace más de 15 años, a saber lo que ocurrirá en formatos que llevan, en el mejor de los casos llevan 5. Numeremos algunos:
Primer Error: Pensar que un nativo digital puede administrar eficientemente una cuenta.
Segundo Error: Pensar que a cantidad del contenido suma, en desmedro de la calidad.
Tercer Error: pensar que todo el público tiene acceso a Internet, y que todo este mismo sector utiliza estas redes.
Cuarto Error: copiar contenidos.
Este último error, se repliega no sólo en videos, sino también en afiches e incluso slogans instalados.

El primer video, refiere a Jorge Macri, actual candidato (y probablemente próximo) Intendente del Partido de Vicente López (vecino al de San Isidro), Provincia de Buenos Aires, Argentina.


Este video se pensó dentro de una presentación audiovisual de propuestas, y se publicó en YouTube los primeros días de Agosto.

El segundo de un candidato a Intendente se publicó un mes después, como un sólo mensaje, y para el Partido de San Isidro:


Lo bueno del segundo, es que incopora audiencias con problemas de audición o con problemas técnicos del dispositivo desde donde ve el mensaje, ya que el mismo puede ser leido, mientras que le primero no.

Este tipo de "cosas", ocurren incluso dentro de un mismo distrito. El caso paradigmatico que me viene a la mente es el de este candidato del espacio ARI, quien tuvo un interesante desarrollo durante la campaña:

Su primer afiche: Combinó colores derivados del logo del Partido Nacional, e instala en slogan "Acordate, el futuro es hoy"
Segunda pieza: Cambia el azul por el celeste y también el slogan, que ahora es "Elegí Futuro, Elegí Celeste"
Tercer pieza: Mantiene el juego de colores, esta vez sin logo del partido nacional. Otra vez cambia el slogan: "El cambio en San Isidro".
Cuarta Pieza: Incorpora el color verde y cambia la tonalidad del celeste a un intermedio entre el mencionado y el azul más similar a los primeros emitidos. Por tercera vez, cambia el slogan: San Isidro está para más.
Lo peligroso del último Slogan, es que ya estaba siendo utilizado desde un primer momento por otro frente del mismo partido, el del Candidato a Intendente Claudio Matorras, del Frente Popular.

Luego de ver estos ejemplos, resalta la principal falla de estas estrategias de campaña. Estos han sido solo unos ejemplos que no pueden generalizarse de manera de categorizar de alguna manera a las campañas locales, ya que cada una representa una complejidad propia. Lo que si resalta, es la falta de una estrategia de fondo que delimite los distintos tiempos y etapas de una campaña. Seguramente, el fragor político de estas elecciones 2011 en Argentina, donde se estrena la modificación de la Ley Electoral ha jugado un ro mayor dentro del armado político. Sin embargo, es importante que se tomen estos elementos a modo de refexión para aquellas campañas que no cuenten con los recursos necesarios para contratar especialistas.
Navega en el resto de los contenidos para más información

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

 
Diseño FacilCom