*

Tu Clipping diario de Noticias de Marketing Político en un solo lugar

Noticias » Perú Los spots políticos peruanos que hicieron historia


El shock. Foto: Agencias





El shock.
Foto: Agencias Terra Perú

Estamos en época electoral y la abundancia de propaganda, la mayoría olvidable, nos hace recordar campañas anteriores y ejemplos inolvidables…no necesariamente por su originalidad, sino, a veces, por sus infames intenciones, lo contradictorio del mensaje inicial al resultado final o a los recursos extremos a los que se apela. También están los que se recuerdan por el momento crucial en el que se difundieron. A continuación algunos ejemplos.


¿Anti shock?

Este es, probablemente, el spot electoral más recordado de la historia política del Perú. Era 1990, terminaba el desastroso primer gobierno de Alan García y pese al historial nefasto de cifras de inflación de cuatro dígitos, estatización de la banca, colas por alimentos y mucho, mucho más, el partido de Alfonso Ugarte se atrevía a tentar nuevamente la presidencia con Luis Alva Castro como candidato. El spot aprista en cuestión, más que promover su candidatura (pocos recuerdan al entonces postulante) lo que buscaba era hundir al favorito Mario Vargas Llosa con un discurso de terror ante un “shock” económico. Luis Alva Castro no pasó a segunda vuelta (aunque logró un sorprendente 22%) pero el Apra se ganó el mote de ser progenitor de Alberto Fujimori, quien pasó a la segunda ronda gracias a esta campaña. El fujimorismo, que había vendido la imagen del no-shock, no tardó mucho, tras iniciar su gobierno, en aplicar el shock. Inolvidable la frase del entonces ministro de Economía Juan Carlos Hurtado Miller al cerrar el polémico anuncio: “Que Dios nos ayude”.

La mecedora de Chirinos Soto

En 1990 Enrique Chirinos Soto, quien comenzó su carrera política en el APRA, lanzó en ese año un spot en el que se hacía referencia a los políticos del pasado y al deseo de no repetir esa historia de “mecidas” políticas. Entonces candidato al Congreso, apoyaba la candidatura de Mario Vargas Llosa e inclusive, tras la primera vuelta -en la que Alberto Fujimori hacía tambalear al escritor- Chirinos Soto llamó al ahora inquilino de la Diroes “curandero” y “brujo de la tribu”. Tras la sorpresiva victoria del “Chino”, dijo que hasta Alva Castro, Alfonso Barrantes o “cualquiera” habría sido mejor presidente. Chirinos Soto fue, con los años, cercano al régimen fujimorista e inclusive sustentó, en 1997, el pedido para destituir a miembros del Tribunal Constitucional, uno de los actos más repudiados de la dictadura. Falleció en 1997.

Fujimori en 1990

Alberto Fujimori vendió la imagen del “chinito” honrado, profesor universitario y descendiente japonés que traería inversión de ese país con “honradez, tecnología y trabajo”. El ingeniero gustaba de ser visto y fotografiado sobre tractores que, según las malas lenguas, eran prestados por el saliente gobierno aprista.

El baile del chino

En la cúspide del poder y con casi toda instancia pública (y voluntades) compradas, chantajeadas y/o controladas por Vladimiro Montesinos, se lanzó “El baile del Chino” para su segunda e ilegal reelección en el año 2000. El pegajoso spot lo mostraba vestido con ponchos o plumas, bailando con señoras y abrazando niños, en costa, sierra o selva, moviéndose sin ritmo. Lo acompañaba, con igual destreza para el baile, el distinguido y hasta entonces discreto diplomático Francisco Tudela.

Alan García criollo

Al parecer Alan García gusta de mostrar sus dotes de cantante. Hace nueve años no hizo excepción e interpretó un vals de Polo Campos a dúo con Arturo “Zambo” Cavero. El recuerdo de su anterior gobierno ¿y quizás su voz? no le dieron el triunfo, aunque logró un considerable 25,78% de votos. En esa ocasión el vencedor fue Alejandro Toledo .

Del vals al reggaetón

En el 2006 Alan García no quiso perder las presidenciales y logró su objetivo. Del vals pasó al reggaetón con “El reggaetón de la estrella”, replanteó su campaña dirigiéndose a los jóvenes. Las malas lenguas y no pocos analistas comentaban en serio y en broma que el ahora presidente no le quedaba otra más que buscar votos con un discurso diferente, aunque siempre hipnotizante, entre quienes no vivieron su desastroso primer gobierno (1985-1990).

Escobita ¿nueva?

Fernando Olivera, enemigo número 1 de Alan García, quiso ser presidente en 2006, pero la falta de apoyo político, tras su polémico papel como ministro en el gobierno de Alejandro Toledo , hicieron que retire su postulación. Sin embargo, se animó a presentarse al Congreso con su agrupación, el Frente Independiente Moralizador (FIM). Ni el ser el número uno en la lista, ni su spot de la escoba (símbolo del FIM) barriendo estrellas de corrupción, le valieron para entrar al Parlamento. La poca cantidad de votos en estas elecciones hicieron que su agrupación pierda la inscripción en el Jurado Nacional de Elecciones.

0 comentarios:

Publicar un comentario

 
Diseño FacilCom