*

Tu Clipping diario de Noticias de Marketing Político en un solo lugar

Con más inversión, los políticos llevan la campaña hasta la playa

De Narváez promete recorridas cinco días por semana. Murphy, otra vez nadador.

Si alguien planeaba desenchufarse de la discusión política en estas vacaciones, que se vaya enterando que la tarea no va a ser fácil. La misma lógica que seduce a las marcas para comunicar en los centros de veraneo es la que atrae a los candidatos: alta concentración de clientes (votantes), y por lo tanto menor “costo por contacto”. Se supone que en vacaciones, además, el público menos estresado está más permeable a los mensajes publicitarios.
“La actividad del marketing político va a ser muy intensa en toda la costa atlántica y en algunas provincias, como Santa Fe, que tienen internas abiertas ya en marzo”, explica Martín Baintraub, publicista que tiene entre sus clientes a varios intendentes y gobernadores radicales, y que también hace algunas acciones para Ricardo Alfonsín. “En las jurisdicciones del norte, donde hace 40 grados en enero y febrero, la comunicación fuerte de campaña va a empezar más tirando a marzo”.
En las agencias de medios estiman que la inversión publicitaria en 2011 para la categoría “instituciones políticas” crecerá al menos 60%, muy por encima del 30% que se prevé para el marketing a nivel general. “El Gobierno nacional es el primero que va a estar hiperactivo en enero, y eso marca el ritmo para el resto”, dice Martìn Romeo, de ChiSquare, una consultora que suele cruzar variables políticas y económicas. Romeo recuerda que en el kirchnerismo no está bien visto tomarse vacaciones largas, y que muchos de los temas claves desde el 2003 se vienen lanzando en el primer mes del año (el pago al FMI y la intervención del INDEC).
Las “billeteras” más abultadas para el marketing político veraniego son las del Gobierno Nacional, en primer lugar y por lejos, seguida por los gobernadores e intendentes en ejercicio que se postulan para ser reelectos o para otros cargos. Franciso de Narváez completa el lote de los que harán una inversión alta en comunicación: planea hacer recorridas cinco días por semana en enero y febrero, con un 20% de ese tiempo dedicado a la costa. “Nos interesan los que no se pueden ir de vacaciones”, dicen en el bunker de Las Cañitas, donde prometen también una “campaña distinta”. Los afiches, de color rojo, esperan en boxes a que arranquen las pegatinas.
Un problema que deben afrontar los candidatos con menos recursos es el de la “inflación” de los espacios publicitarios en los centros de veraneo: la demanda de las marcas por acciones estacionales creció un 50% con relación a fin de 2009 (un año más frío a nivel de consumo). Las marcas no quieren perder el “momentum” y eso encarece los espacios de comunicación para los políticos, que apelarán este verano a proyectores de alta definición para los actos en la costa, entre otras novedades tecnológicas.
“Hay que estar, aunque sea caminando, porque más adelante, la campaña en TV en la recta final va a ser infinitamente más cara”, dicen en la Coalición Cívica. Caminar, o nadar también: es el caso de Ricardo López Murphy, quien va por la Ciudad y promete en la última semana de enero superar los 2.500 metros que marcó en la Bristol en la presidencial de 2003. “Otros hacen la plancha”, desafía. Ni mar adentro el turista podrá evadir la campaña.

Fuente: Clarin.com

0 comentarios:

Publicar un comentario

 
Diseño FacilCom