*

Tu Clipping diario de Noticias de Marketing Político en un solo lugar

Spots del presidente Calderón ¿una burla?

Este fin de semana tuve la oportunidad de ir al cine y ni ahí me pude liberar de los spots del Cuarto Informe Gobierno del presidente Felipe Calderón. No fue agradable. El que vi fue el relacionado con los logros en infraestructura carretera. Al terminar, no faltaron rechiflas. ¿Falta de respeto a la máxima figura del país o hartazgo?

La cultura del spot de la clase política se consolida más. Antes, con motivo del informe de gobierno, era “el día del presidente”, ahora son las “semanas de los spots del presidente” en prácticamente todas las estaciones de radio y televisión del país, con cargo a los denominados “tiempos oficiales” y, claro, al erario.

En lugar de leer el informe gubernamental frente a los legisladores, el presidente Calderón, como ya se ha hecho costumbre, lo entregará por escrito y paralelamente lleva a cabo una intensa campaña mediática que incluye entrevistas cómodas (por cierto ¿qué opinión tiene de ellas?) y una innumerable cantidad de spots de 30 segundos y mensajes de tres minutos, que se han transmitido en cadena nacional.

En la república del spot, los temas abordados por el presidente son pocos, porque también considero que son escasos logros sobre los cuales informar: infraestructura carretera, nuevos hospitales, seguro popular, recuperación económica y seguridad. La escenografía elegida fue el Palacio Nacional y ahí el presidente termina sus participaciones con frases como “México tiene rumbo claro. Vale la pena la lucha. La razón eres tú”, o bien “Un México sano es un México más fuerte” y “Seguiremos trabajando ´para crear más empleos para ti y tu familia”. Todos los mensajes terminan con la frase: “Con hechos seguimos construyendo un México fuerte”.

Dicen los expertos de la comunicación política que el mundo de las percepciones que tiene la ciudadanía sobre la actuación del gobierno no necesariamente se elimina con la saturación de mensajes condensados de supuestos logros. Por el contrario, se genera el efecto “boomerang”, demostrado en la reacción, por ejemplo, de las mencionadas rechiflas. Los logros se comunican con hechos y la gente así los percibe. Esa es la mejor comunicación, dicen.

Sin embargo, cuando el presidente habla de infraestructura carretera, la mayoría de nosotros decimos que son muy caras y que muchas rutas se encuentran en mal estado. Cuando el presidente habla de la enorme cantidad de clínicas y hospitales que se abrieron, la mayoría coincidimos que las que están ofrecen en general un mal servicio y que preferimos pagar una consulta con el “Doctor Simi”. Cuando el presidente afirma que hay recuperación económica, nadie lo cree. Ni mucho menos en el tema de la seguridad, porque los asesinados de todos los días confirman que la situación está peor.

Al mundo de las percepciones, agregue los datos duros que desde hace algunas semanas comentan expertos, académicos y periodistas. ¡28 mil 353 ejecuciones! ¿significa más seguridad? ¿cuántos de los 10 compromisos prometidos en 2008 se han cumplido? De un tema con el que estoy familiarizado, el de las telecomunicaciones, le puedo asegurar que las cuentas son muy adversas. En este tema, como afirma Raymundo Rivapalacio, el retroceso ha sido deliberado para mantener los privilegios a Televisa.

En educación, dice el mismo periodista, el rezago está contribuyendo a la formación de una generación de analfabetas funcionales, donde 43.2% de los mayores de 15 años no terminarán la enseñanza básica y casi seis millones son analfabetas. ¿Y qué tal los “ni-ni’s” y la polémica por la cifra real? ¿este es el México de oportunidades? Otro tema, el del empleo. Se presume que se crearon más de 500 mil empleos, pero el año pasado se perdieron 700 mil. Y hay muchos otros datos más, pero no quiero abrumarlo.

Los spots se intensificarán hoy, mañana y después del informe. Luego vendrán más spots del centenario de la Revolución y del bicentenario de la Independencia para convencernos que vamos muy bien. Los spots, a mi parecer, no convencen. No se puede tapar la realidad, el día a día de millones de personas, con un dedo. Entiendo la lógica de la comunicación gubernamental, quizás hasta sus encuestas aseguran que está bien hecha y que se logró colocar en la agenda los temas propuestos en los spots. Pero lo más importante, dirán los estrategas, es el fortalecimiento de la imagen presidencial y la calificación aprobatoria de la sociedad hacia su desempeño.

0 comentarios:

Publicar un comentario

 
Diseño FacilCom