*

Tu Clipping diario de Noticias de Marketing Político en un solo lugar

La difícil tarea de crear la imagen de un político


Por: Fernando Llorente

La carrera para lograr el triunfo en las urnas puede durar hasta mediados de año. ON24 indagó sobre los secretos de una campaña electoral

“Para llegar a los distintos sectores de la sociedad hay que usar distintas herramientas. Lo único que acota la utilización de un medio determinado es el presupuesto. Si se habla de efectividad, hay medio con los cuales llegas a más personas, el problema es, el costo por contacto. La televisión es en cantidad de gente es la más efectiva. Un programa que mide 20 puntos de rating, significa que a esa publicidad la van a ver cerca de 2 millones de personas. El problema es el mensaje, si lo que yo quiero comunicar no lo entiende nadie. Lo importante de las redes sociales es que el propio candidato maneje las cuentas y que ese trabajo se prolongue en el tiempo”, argumentó Nazer. 
 
Apuntando a  uno de los objetivos propuestos por el candidato y por su equipo de campaña, Urruty  dijo: “Las redes sociales van a ser una herramienta esencial para nuestro objetivo que es llegar a un público más joven. Podemos interactuar con aquellos que no conocen al candidato por su corta edad. Queremos que todo lo que el político realice en la vía pública y en los otros medios de comunicación se articule en las redes sociales”.  
 
Roca dejó su visión sobre la utilización de las vías de comunicación en una campaña electoral: “La estrategia comunicacional de un candidato depende de los recursos que se tengan, todas las formas de llegar son efectivas, pero algunas cuentan más que otras. Hay que saber usarlas bien, con el mensaje correcto y en el momento indicado. Creo que la presencia de la informática y de las redes sociales es cada vez más importante cuando se quiere comunicar un mensaje. También existe mucha gente a la que no podés llegar por medio de Internet pero si vía mensaje de texto al celular. Las redes sociales son una gran herramienta si son bien utilizadas. Si no hay una continuidad en la red, es como tener un perfil propio. En ese sitio hay que convencer a alguien que te vote”.


Fuente: http://www.on24.com.ar/nota.aspx?idNot=43663

Denunciaron al Gobierno porteño por utilizar la publicidad oficial para la campaña electoral

Una legisladora porteña de la Coalición Cívica (CC) presentó un amparo ante la Justicia de la Ciudad para que ordene al Gobierno de Mauricio Macri “cesar con su accionar inconstitucional en materia de manejo de la publicidad oficial, fusionando la comunicación del Estado con la del Partido PRO”.

Según explicaron fuentes de la CC, los detalles de la denuncia, radicada por la diputada Rocío Sánchez Andía ante el Juzgado en lo Contencioso, Administrativo y Tributario 5 de la Ciudad, serán precisados hoy en una conferencia de prensa en la Legislatura de la Ciudad, a las 15.

En el escrito, la legisladora solicita que la administración macrista se abstenga de “incluir el nombre, voz, imagen o cualquier elemento identificable con funcionarios públicos de la Ciudad, así como con integrantes de partidos o agrupaciones políticas”.

También exige que no se incluyan “frases, símbolos, logos, colores, tipografías o cualquier otro elemento identificable o que induzca a confusión con partidos o agrupaciones políticas y que, específicamente, se prohíba el empleo del color amarillo, utilizado por el partido PRO” en el marco de la campaña electoral con vistas a las elecciones de julio.

Por último, refiere a que se impida al Ejecutivo “realizar cualquier tipo de publicidad que de algún modo pueda buscar fomentar la imagen positiva o negativa de cualquier funcionario público, partido o agrupación política”.

La presentación surge a raíz, según la denuncia, de “la utilización de imágenes y nombres de funcionarios públicos en campañas oficiales y por la reproducción del color amarillo del Partido de gobierno en la estética estatal, entro otros”.

La conferencia estará encabezada por la diputada nacional María Eugenia Estenssoro y la legisladora porteña Sánchez Andía, para informar respecto de la demanda de amparo.

Google ingresa en la arena política para armar negocios con las campañas electorales


El gigante de la Red quiere captar parte del tráfico orientado por los usuarios sobre contenidos que tengan que ver con los comicios, para aumentar sus ingresos por publicidad “online”. Convocó a cuadros técnicos de los partidos y candidatos para mostrarles sus herramientas

Google ingresa en la arena política para armar negocios con las campañas electorales
Google, el mayor buscador del mundo, convocó a los responsables de crear y administrar la identidad y actividad digital de los partidos políticos argentinos para mostrarles sus herramientas y servicios con vistas a los próximos comicios presidenciales, que tendrán lugar en octubre.
El salón principal del Yacht Club Argentino, en el barrio porteño de Puerto Madero, estuvo colmado por cuadros técnicos y asesores de agrupaciones políticas, como el publicista peronista Fernando Braga Menéndez, además de analistas y consultores políticos, quienes escucharon durante casi tres horas una serie de exposiciones sobre la relación entre tecnologías de la información y la comunicación (TIC) en las actividades proselitistas, y posibles herramientas para potenciar el mensaje y la llegada de los postulantes ante el electorado.
Desde ya que la compañía fundada por Larry Page y Sergey Brin no quiere emular el caso de Wael Ghonim, jefe de marketing del buscador de Internet en Egipto, que tuvo un protagonismo importante en las revueltas que derrocaron al ex presidente Hosni Mubarak, con la organización de redes sociales y comunicaciones a través de la Red.
Sin embargo, la firma californiana quiere captar parte del tráfico orientado por los usuarios sobre contenidos que tengan que ver con los comicios, para aumentar sus ingresos por publicidad “online”.
El contexto descrito durante el evento, denominado con el lema anglosajón “ThinkPolitics with Google”, es auspicioso para quienes apuestan por el canal tecnológico para militar en política.
De acuerdo a datos compartidos por Adriana Noreña, directora general de Google para la Argentina, el país ostenta junto a Chile el mayor nivel de penetración de Internet en hogares, con más del 60%, y promedios superiores a los globales en cuanto al tiempo que permanecen los usuarios en la Red.
Noreña resaltó que en los 123 últimos meses, aumentó un 145% mensual la cifra de búsquedas relacionadas con los comicios de octubre.
Víctor Valle, director de Ventas Online para Mercados de Habla Hispana de América latina, detalló que de acuerdo a estadísticas del buscador, hay 26 millones de usuarios de Internet en el país, que están conectados un promedio diario de 3,37’ horas. Hay 5,72 millones de usuarios de la Red que se conectan desde el teléfono móvil, una práctica que “está explotando”, aseguró el ejecutivo.
Sin embargo, Valle apuntó que en el canal de Internet recibe apenas el 4% del total de la inversión publicitaria, pese a que ocupa el 37% del tiempo del usuario, cuando la TV recauda el 53% de las campañas publicitarias, cuando representa el 25% del tiempo consumido en medios.
El directivo de la empresa con sede en la ciudad californiana de Mountain View señaló que el 64% de la población argentina utiliza Internet, y calculó que 10,4 millones de ellos están en condiciones de votar.
Usuarios buscadoresTanto Noreña como Valle defendieron en forma implícita las razones por las cuales los partidos políticos y los candidatos deben invertir en los diferentes espacios y servicios de Google para llegar al electorado.
“La ciudadanía quiere saber y busca información y soluciones a sus problemáticas a través de Internet”, dijo la directiva, quien puso como ejemplo el ascenso de las búsquedas que realizan los electores antes de las elecciones sobre términos como “educación”, “transporte” y “seguridad”.
Noreña describió que Internet le ofrece a los partidos y a los candidatos un canal “inmediato, directo, sin intermediarios y de doble vía”, y fue clara en cuanto a las intenciones de la compañía propietaria del buscador más popular de la Web: “En Google tenemos muchas cosas para ofrecerles y adicionarles valor a su comunicación”.
Valle, un ejecutivo de origen argentino, explicó que “la misión de Google” durante las “campañas electorales” es “ayudar a los candidatos a comunicar, interactuar y reaccionar”, con herramientas de “bajo costo y rapidez”.
Pero también la empresa busca “ayudar a los ciudadanos a informarse, ofreciéndole el acceso a múltiples fuentes”. “La gente demanda transparencia, busca e investiga”, aseguró.
Mejores prácticasEl directivo enumeró una serie de “mejores prácticas” que los partidos políticos y los postulantes deben tener en cuenta para usar con provecho a la red, y que tienen relación con servicios de Google.
Por ejemplo, mantenerse informado sobre la popularidad de términos de búsqueda, conGoogle Insights for Search. U “obtener perspectivas globales sobre temas de actualidad” con Google News.
Otra herramienta es Google Maps, para localizar actividades proselitistas; o Google Analytics, para analizar el tráfico del sitio Web del candidato o el partido.
Valle afirmó que “todo lo que pasa off line repercute en el online”. Y puso como ejemplo los medios que influyen en las búsquedas en Internet. En el 37% de los casos, proviene de contenidos relacionados con la TV, 39% de la radio y 30% de la prensa gráfica.
Un caso reciente fue el sismo y tsunami posterior en Japón, que disparó las búsquedas sobre el país asiático en Google.
Valle sugirió establecer una estrategia permanente para crear y administrar la identidad y presencia del dirigente en la Web. Por ejemplo, el ex primer ministro australiano Kevin Ruddlogró ubicar, cuando se busca sobre él en Google, sus perfiles en redes sociales, su sitio Web, su canal en YouTube, etc.
El buscador también ofrece un canal de proselitismo, para que los candidatos puedan compartir sus propuestas sobre temas determinados en búsquedas relacionadas a, por ejemplo, salud o seguridad.
Pero además del buscador, las herramientas más conocidas de la firma estadounidense, está YouTube, el segundo buscador más utilizado del mundo, según Valle, y el cuarto sitio más visitado de la Argentina, con 9,3 millones de usuarios únicos mensuales que permanecen unos 13 minutos diarios de promedio en el portal de videos.
Al respecto, Valle recomendó a los partidos políticos y a los candidatos a crear un canal propio en YouTube, alimentado con videos propios o con la intervención del postulante en ciclos televisivos; promover los videos en búsquedas relacionadas y pautar avisos en las mismas piezas.
Valle recordó que las campañas de marketing a través del buscador pueden dirigirse y localizarse sobre distritos y ciudades determinadas.
Paños fríosSin embargo, los expositores siguientes a los ejecutivos de la compañía pusieron algunos paños fríos a la movida.
Por ejemplo, la costarricense Mía Cambronero, quien coordinó las redes sociales de Organizing for America y para el Partido Demócrata de los Estados Unidos, donde capacitó a cuadros políticos relacionados con el presidente Barack Obama en el uso de las redes sociales en la actividad política, advirtió: “Se trata de que la tecnología se adapte y ajuste al contexto político. La tecnología no cambia la estrategia electoral, sólo la hace más rápida, a mayor escala y de manera más efectiva”.
En ese sentido, desmintió algunos “mitos” que existen sobre la campaña electoral digital de Obama, como por ejemplo aquel que afirma que el mandatario norteamericano “tocó el botón mágico de Internet”, o que fue pionero en la recaudación de fondos para la campaña a través de la red.
Para Cambronero, la nueva propaganda electoral debe ser “micro personalizada” y apuntar a “grupos nicho”, porque “en Internet las audiencias son muy fragmentadas”.
La especialista, quien trabaja hoy como Global Campaigner and Social Media Manager deAvaaz.org, una comunidad global “online” de promoción compuesta por 7 millones de miembros, no se trata de que el candidato comparta por Twitter mensajes personales sino anuncios o medidas o propuestas de trascendencia para su electorado.
La mesa final, con los analistas y consultores Manuel Mora y Araujo, Alejandro Prince y Sergio Berensztein, realizó la contextualización a la situación argentina.
“Hay un problema de base que no es tecnológico sino de contenidos, hoy los políticos hablan sólo entre ellos”, dijo Mora y Araujo. “No hay que esperar transformaciones inmediatos, estamos un poco ansiosos cuando Internet hoy es un medio complementario”, alertó Prince, quien afirmó: “los políticos usan la Web 2.0 como 1.0: votame, quereme, doname, la usan como broadcasting, con un mensaje unilateral”.
Mientras Berensztein reparó que “hay intentos de humanizar a los políticos” a través del uso de Twitter, Prince señaló que las diferencias económicas se notan en algunas franjas etarias en cuanto al uso de Internet: Mientras los jóvenes son el núcleo duro en la Red, las diferencias son fuertes en la edad medio”. Y concluyó: “No hay que mirar tanto a la tecnología sino más al usuario de la Red” para aprovechar las herramientas electrónicas con fines proselitistas.

Candidatos deben apuntar a las emociones de los votantes y concitar unidad

Para ganar elecciones en América Latina, los candidatos deben apuntar a las emociones de los electores, porque los votantes de la región suelen elegir más con el corazón, y a la unidad dijeron hoy expertos en campañas electorales.
Muchos electores latinoamericanos no votan por el programa de un candidato, se decantan por las propuestas que satisfagan sus sentimientos y esperanzas a diferencia de lo que sucede en otras regiones.
"Sí hace falta el proyecto-país, pero la gente vota por lo que le digas al corazón, al estómago, a las vísceras. En Latinoamérica somos emocionales a la hora de sufragar", dijo Carlos Escalante, presidente ejecutivo del Centro Interamericano de Gerencia Política (CIGP).
Aseguró que quien "le llegue mejor a la emoción de los electores, tendrá una mayor preferencia de los votantes. Quiénes leen el programa (de gobierno)? Las cúpulas y son pocos votos. Sí hace falta, pero no es central para que un candidato gane".
El asunto fue uno de los temas mencionados en el seminario internacional "Los estrategas del éxito", organizado por el CIGP en Miami (EE.UU.) y donde se analizaron los casos de las elecciones en Colombia, Brasil, España, EE.UU., México y Venezuela.
Escalante dijo a Efe que si tuviera que formular recomendaciones a candidatos una de ella sería "llegue a las emociones de sus electores con propuestas que satisfagan esos sentimientos".
"Ese es el corazón de una elección en Latinoamérica", afirmó este experto que ha asesorado campañas en Perú y México, entre otras naciones.
Mencionó el caso del presidente venezolano, Hugo Chávez, un político que después de 12 años en el poder "aún representa esperanza, por eso las personas siguen apoyándole".
La unidad es otro factor fundamental cuando una organización política quiere triunfar, dijo Gabriel Colomé, director de postgrado de marketing político del Instituto de Ciencias Políticas y Sociales de la Universidad Autónoma de Barcelona.
"Una coalición desunida es una coalición derrotada, por lo tanto cuando realmente tienen un bloque unido con un candidato automáticamente el partido se juega", comentó a Efe.
El diputado opositor de la Asamblea Nacional de Venezuela Stalin González, uno de los conferencistas del evento, coincidió con Colomé y explicó a Efe que "la unidad es la esencia de la oposición" y en ese sentido, añadió, "ya estamos trabajando en un cronograma de primarias entre diciembre de este año y marzo de 2012".
Preguntado por las elecciones municipales y regionales del próximo mes de mayo en España, Colomé dijo que algunos intentarán convertirlas en unas primarias de las generales o en un plebiscito de la gestión del jefe del Gobierno español, el socialista José Luis Rodríguez Zapatero.
En su opinión el Partido Popular (PP), principal de la oposición, debería hacer "una campaña como si fuera (una elección) nacional para intentar que se visualice la posible victoria de mayo como su victoria", mientras que el Partido Socialista Obrero Español (PSOE) debería evitar que se centre la campaña sobre Rodríguez Zapatero y dar visibilidad a los candidatos.

Partido Político igual a marca, ¿verdad?


“El Marketing Político no deja de ser un conjunto de estrategias y de técnicas de investigación, planificación, comunicación, control y seguimiento, cuyos resultados interaccionan con su público receptor antes, durante y después de la campaña electoral. El resultado final buscado es el incremento de votos para el Partido en cuestión, y muy pocas veces el mantenimiento de votos (sólo es un enunciado con tinte coyuntural, normalmente derivado de una posición cómoda). Sobre Marketing, si queremos tildarlo de Empresarial o Comercial, la American Marketing Association (AMA) estableció una definición: “El conjunto de actividades de la compañía que interviene en el flujo de bienes y servicios desde el productor al consumidor o usuario”, luego el paralelismo está servido”.
 A lo largo de estos días hemos podido leer titulares sobre Sortu, que casi seguro indicaban que era la nueva marca de la izquierda abertzale. Lo que sí es seguro es que es la denominación de un nuevo partido que pretende participar en la vida política de nuestro país.
Lejos de entrar a valorar este aspecto, lo que pretenden estas líneas es arrojar algo de luz sobre los parecidos más que razonables entre la óptica y elementos de gestión de un Partido Político y la óptica y elementos de gestión de una empresa, salvando la clara distancia que les separa. Si le preguntara la diferencia a un niño, quizá me respondiese que los partidos no producen peras o manzanas. La intangibilidad se haría presente, acercándonos más al concepto de servicio. Servicio Público, pero que tampoco se nos olvide que hay empresas públicas o participadas que producen bienes.

En el caso de Sortu la opinión pública habla de marca indistintamente que de Partido y es aquí donde se confunde marca y partido, que queda más claro en la economía real, puesto que la empresa –comparable al partido, salvando el matiz de la financiación, entre otros- puede ser titular de una o cuantas marcas comercialice en el mercado. En cualquier caso, con estas yuxtaposiciones y elementos comunes se intuye rápidamente la vieja discusión sobre si el Marketing Político es lo mismo que el Marketing tradicional. Sin duda el Marketing Político es una rama que nació del Marketing tradicional a mediados del S-XX en Estados Unidos cuando Eisenhower se puso en manos de una agencia de publicidad con el fin de que se hiciese cargo de su campaña en televisión. Y se puede hablar de paralelismo en los pilares básicos y en la administración de recursos, pero también de diferencias debidas a sus distintos ámbitos de actuación, objetivos, públicos objetivo y un largo etcétera. Se podría entonces aceptar hablar de Sortu o de cualquier denominación de partido como marca, que lleva asociados determinados valores (valores de marca) y que son el denominador común de los productos que oferta, que en caso político son los programas y propuestas representados por candidatos. El demandante, en el caso del Marketing tradicional, es el consumidor o usuario, y lo que persigue es satisfacer una necesidad, cubrir un deseo mediante la compra/consumo/uso; mientras que en el Marketing Político el demandante es el votante, el cual quiere ver cubiertas sus expectativas y representados sus valores e ideología. Incluso me atrevería a decir que los afiliados y simpatizantes también forman parte de este grupo de demandantes, realizando inversiones de dinero y tiempo, en el caso de los primeros, y de tiempo en el caso de los segundos. Por último, resaltar la aproximación entre las dos realidades comparadas en el ámbito de la Comunicación, Publicidad y la canalización de sus elementos informativos gracias a las nuevas Tecnologías de la información, donde predomina el uso de contenidos audiovisuales, tan asociados a la imagen y los productos políticos desde siempre. Para muestra, un botón.
MIGUEL ANGEL MARTÍN

Diez consejos para que los políticos no fracasen en internet

Quedan menos de tres meses para las próximas elecciones muncipales y autonómicas. El 22 de mayo más de 8.000 municipios y 13 comunidades autónomas elegirán a sus alcaldes y presidentes. Éstos todavía están a tiempo de triunfar con la ayuda de internet.
A continuación, diez cuestiones que se deben tener en cuenta a la hora de desarrollar una estrategia online, según explica el socio director de Mas Consulting (compañía especializada en comunicación política), Daniel Ureña.
1. Hay que perder el temor a las nuevas tecnologías
Muchos candidatos no dan el salto al mundo digital por miedo a lo desconocido, autolimitando su capacidad de aprendizaje. Lo nuevo asusta. "No se trata de que los políticos se conviertan en sesudos expertos informáticos, sino que entiendan las posibilidades que la tecnología ofrece para su día a día y se habitúen a utilizarla", explica Ureña.
2. Internet no es una moda
"Facebook", "Twitter", "blogs"... Con frecuencia estos términos se suelen ver como una tendencia con fecha de caducidad. Pero "existe la tentación de considerar que la tecnología es simplemente una moda más a la que los políticos deben subirse para ser percibidos como modernos", asegura Ureña.
"Pero es mucho más que eso. De la mano de las nuevas tecnologías viene un cambio cultural y un cambio de mentalidad en la forma de concebir la propia actividad política, el funcionamiento del gobierno y la forma de relacionarse con el ciudadano. Por todo ello, el dilema para partidos y candidatos no es si apuestan o no por la tecnología, sino cuándo lo harán", apunta.
3. Ahora tienes que escuchar
La comunicación política ha sido tradicionalmente unidireccional. El ciudadano recibía un mensaje y actuaba o no en consecuencia. Ahora, las reglas del juego han cambiado. La comunicación se rige por un sistema bidireccional, donde el concepto clave es la conversación. El votante ya no sólo escucha, sino que también habla y esta conversación se articula, principalmente, en Internet.
4. La Red no es sólo para jóvenes
Existe una creencia extendida entre los políticos de que Internet es para llegar a los jóvenes. Hace años esta afirmación podía tener su lógica, pero actualmente el acceso a la red se produce en todos los segmentos de población.
De hecho, uno de los grupos de edad que más rápido está creciendo son los mayores de 55 años. Por todo ello, "Internet no es sólo para los jóvenes, sino que permite acceder a importantes y variados segmentos de población", sentencia Ureña.
5. No hables como en el Parlamento
El lenguaje de los políticos en España suele ser demasiado técnico, frío y racional. Los códigos del discurso parlamentario no tienen validez en el mundo online. Internet tiene sus propias normas, reglas y lenguajes, en gran parte caracterizados por ser más informales y desenfadados. El lenguaje de Internet se parece al lenguaje de las calles, las plazas y los parques.
6. Ahorrarás tiempo y dinero
La tecnología permite que las organizaciones funcionen de manera más eficaz, simplificando sus procesos y optimizando el tiempo, un elemento esencial en toda campaña electoral.
Además, otra de las grandes ventajas de Internet es que permite ahorrar costes. Por ejemplo, la inversión necesaria para tener una buena presencia en la web o en redes sociales es mínima en comparación con el coste de los canales tradicionales de la comunicación política: televisión, prensa, radio, mítines, etc.
7. Podrás segmentar fielmente a tus públicos
El arte de la comunicación se basa en hacer llegar el mensaje adecuado al público adecuado. Por ello, la segmentación es otra de las grandes aportaciones de las nuevas tecnologías a las campañas electorales. La audiencia a la que se dirige un candidato es muy diversa, por lo que debe identificar cada uno de esos públicos y hacerles llegar un mensaje que esté personalizado.
8. Gestionarás mejor a tu equipo
En toda campaña electoral la coordinación es un requisito fundamental. El acceso a información compartida, el intercambio de documentos o la rapidez en la respuesta a los ataques del adversario son imprescindibles en el día a día de una campaña. Por ello, disponer de canales que agilicen la comunicación y acorten distancias entre los miembros de un equipo de campaña incrementa su eficacia.
9. Si tú no hablas, hablarán por ti. Dirige la conversación
Internet se ha convertido en el gran baúl donde los internautas buscan información para su ocio, su trabajo, sus compras, sus viajes, sus relaciones sociales, etc. Por ello, si un candidato - o bien sus seguidores- no participa de manera activa en esa gran conversación no estará presente.
10. No abandones tu presencia online después de ganar las elecciones
En las pasadas elecciones municipales y autonómicas de 2007 cientos de candidatos decidieron crear sus propios blogs, en los que compartían sus impresiones y opiniones sobre la evolución de sus campañas.
La gran mayoría de ellos tenían en común dos cosas: se crearon a pocos meses de la celebración de las elecciones y dejaron de actualizarse el último día de la campaña electoral. Y éstos son dos de los errores más habituales que los políticos cometen en Internet. "No hay nada peor para la imagen de un candidato en la Red que un blog que dejó de actualizarse el día de la jornada de reflexión, ya que denota un claro interés utilitarista por este medio. Por todo ello, el momento ideal para que un candidato comience su incursión en el mundo online es el día después de haber ganado -o perdido - las elecciones", concluye Ureña.

La política y las nuevas tecnologías

Se trata del libro de Diego Beas, que destaca a las nuevas tecnologías de la información como las grandes responsables de cambios radicales en la configuración del espacio político.
Escrita por el periodista mexicano Diego Beas, la obra "La reinvención de la política" plantea cómo las tecnologías de la información generaron cambios decisivos en la práctica política -en especial a partir de la campaña presidencial del actual mandatario norteamericano Barack Obama- y debilitaron la incidencia de la televisión en la construcción de la agenda social.

"Las tecnologías de la información han generado la posibilidad de una interacción más directa entre ciudadanía y política que está cambiando la forma de comunicación y está creando un nuevo espacio público en donde el intercambio transcurre bajo nuevas reglas. Esto, a su vez, ha dado lugar a nuevas formas de organización política", destacó Beas.

Editada por el sello Planeta, la publicación recorre los orígenes de esta transformación poniendo el foco en lo que ocurrió desde fines de la década del `90 a partir de la irrupción de distintas iniciativas que alertaron a los políticos sobre las posibilidades de las nuevas tecnologías.
Beas plantea un escenario signado por el crecimiento de las redes sociales y el desdibujamiento de la televisión como espacio vital para el entramado y diseño de campañas políticas: con la masificación de internet y la complejización de las herramientas disponibles, ha surgido un nuevo paradigma que redefine las relaciones entre ciudadanía y gobierno.

"Hasta ahora, la mayoría de los discursos políticos estaban basados en los formatos y tiempos de la televisión, y en el tipo de comunicación vertical y unidireccional que impone ese medio. Lo que estamos viendo ahora es cómo emerge una nueva cultura política que está rompiendo ese modelo y que entre otras cosas ya no le impone al candidato pasar por las grandes cadenas televisivas para llegar a un público amplio".

"En Estados Unidos, por ejemplo, un candidato debió renunciar a un cargo regional porque alguien subió al sitio Youtube un video donde se lo veía en una situación irregular. Esto antes sólo lo podía hacer la TV, que era la única que disponía de capacidad técnica para difundir algo así", señaló Beas.

"A partir de la expansión de las nuevas tecnologías, lo que se está rompiendo también es la forma en que un político arma su discurso, su campaña de comunicación, su forma de interactuar con los votantes", agregó.

Experto en política norteamericana, este periodista realizó estudios de maestría en Seguridad Internacional en el Departamento de Estudios de Guerra del Kings College de la Universidad de Londres y se dedicó a investigar el impacto de los nuevos medios y de las tecnologías de la información en el ejercicio del poder público.

El autor es también columnista del diario Reforma y colaborador habitual del periódico español El País. Además, trabaja con Personal Democracy Forum, una organización con sede en Nueva York dedicada a explorar el uso de las tecnologías de la información en los procesos de gobierno.

En su libro, sostiene que el vínculo entre la política y las nuevas tecnologías transcurrió de manera precaria hasta la campaña presidencial de Barack Obama en 2008, que marcó un desplazamiento del debate político desde los medios tradicionales -televisión y prensa escrita- hacia internet y otros soportes innovadores.

"Obama inauguró un nuevo modelo de comunicación entre la política y la sociedad que se vale de las redes sociales y complejas herramientas informáticas para asignar recursos, realizar el mejor marketing electoral, recaudar fondos de manera transparente y estar en comunicación cotidiana con los ciudadanos", analizó el periodista.

"El gran acierto del equipo que armaba la estrategia de campaña del actual presidente norteamericano fue entender el potencial de las nuevas tecnologías. La campaña fue pensada como una plataforma abierta, que hizo partícipes a los seguidores de su propio esfuerzo. Nunca antes se había dado que un candidato creyera en eso, y menos aún que se pensara en la utilización de las nuevas herramientas tecnológicas", agregó.

Entre los nuevos desafíos que afronta la política se destacan ciertas cuestiones para incorporar los códigos que imponen los nuevos formatos y la dificultad de "cautivar" a los llamados nativos digitales, esa franja de edad inferior a los 25 años que suele mostrarse poco receptiva a la política.

"Por un lado, los políticos saben hoy que deben llegar a sus potenciales votantes a través de nuevos soportes, dado que la generación de chicos que hoy tienen menos de 25 años cada vez le presta menos atención a la televisión", aseguró.

"Igualmente, es importante aclarar que la tecnología en sí misma no es la que aporta el cambio cultural. Son las propias tradiciones y la cultura democrática las que le dan vigor a la acción política. La tecnología en sí misma no va a hacer una cultura democrática más vigorosa", concluyó.

Fuente: http://notio.com.ar/cultura/la-politica-y-las-nuevas-tecnologias-7825
Navega en el resto de los contenidos para más información

 
Diseño FacilCom